“Una imagen vale más que mil palabras” . (Fred R. Barnard, 1921)

En 1921, Fred R. Barnard quería plasmar el impacto que tenía un anuncio incluido en el lateral de un coche. Para ello, en la revista Pritner’s Ink publicó un artículo en el que destacó “un vistazo vale más que mil palabras“. Ésta ya tenía su origen en otra publicación impresa en la que el editor Tess Flanders (sí, como el de Los Simpsons) la presentó para debatir sobre la efectividad de la publicidad ante el periodismo, pero que no obtuvo tanta repercusión. Popularmente, se adaptó a una imagen vale más que mil palabras, que es como ya nos llegó en habla hispana, y pasó a la posteridad.

 

 

“Un minuto de vídeo vale más de 1,8 millones de palabras”. (James McQuivey, 2008)

El analista de Forrester Research, James McQuivey, expuso este argumento como método de justificación para demostrar que el vídeo es una de las principales herramientas de Marketing. Su estudio How video will take over the World, puede sonar anecdótico ya que tiene como base que una imagen vale más que mil palabras. Con ello el cálculo es muy sencillo: una imagen equivale a mil palabras. El vídeo dispara 30 tomas por segundo, por lo que serían 30.000 palabras. Si eso lo multiplicamos por 60 segundos obtenemos que un minuto de vídeo es lo mismo a 1,8 millones de palabras.

 

Es divertido jugar con los números y estamos de acuerdo que el vídeo como elemento de animación es mucho más efectivo que una foto. ¿Pero valen todos los vídeos esta cantidad de palabras? Obviamente no, y ahí es donde entra el papel de la calidad de éste. El conjunto de los profesionales del audiovisual tenemos que mantener el standard de calidad y ofrecer las mejores producciones a los clientes. Y es en la música y banda sonora de éstas donde Unpluggedy quiere poner su granito de arena. Y es que, si un minuto de vídeo equivale a 1,8 millones de palabras, ¿cuántas de esas palabras supondría la música?